APRENDER A PARAR

Aprender un nuevo hábito no es tarea sencilla, a parte de la propia dificultad de introducir algo nuevo en nuestra forma de ver y de hacer, en muchas ocasiones se producirá una tensión importante entre le nuevo hábito y alguno/s viejo/s.
La propuesta que hacemos es, en lugar de introducir nuevos hábitos, abandonar algunos viejos e inefectivos hábitos. Creemos que el impacto que tiene en nuestras relaciones y entorno es profundamente positivo. M. Goldsmith nos propone elegir un hábito para dejar atrás de una lista  de 20 hábitos que podríamos tener y en la que posiblemente identifiquemos, al menos tres en nosotros mismos.

Aquí van los hábitos, si te reconoces en alguno piensa en cómo sería comenzar a dejar ese hábito, ¿qué impacto podría tener en tus relaciones? ¿cómo afectaría a tu liderazgo?:

Hábito 1: La necesidad de ganar siempre, a toda costa, cuando importa, cuando no tiene importancia e incluso cuando es absolutament irrelevante

Hábito 2: Añadir demasiado valor: ese deseo imparable de añadir nuestros “dos céntimos” a cada tema, a las propuestas que nos hacen, a las ideas que aportan…..siempre añadir esa mejora que echa por la borda la motivación del otro

Hábito 3: Enjuiciar y medir: la necesidad de evaluar a otros e omponerles nuestros estándares sobre cómo han de ser las cosas

Hábito 4: Hacer comentarios destructivos: utilizar el sarcasmo para demostrar lo agudos que somos o dejar a los demás por debajo

Hábito 5: Comenzar con “no”, “pero” o “sin embargo”: la excesiva utilización de estos complementos negativos, que en el fondo están diciendo “yo tengo razón y tu no”

Hábito 6: No escuchar, no centrar toda nuestra atención en la otra persona. Simular que se escucha mientras estamos pensando en la respuesta.

Hábito 7: Que sepa todo el mundo lo inteligentes que somos, esa necesidad de demostrar a la gente que somos más inteligentes de lo que creen

Hábito 8: Hablar cuando estamos furiosos. Utilizar la carga emocional de cuando estamos furiosos como herramienta de gestión o para imponer nuestra opinión o nuestros objetivos.

Hábito 9: Negatividad: “Déjame que te explique porqué no funcionará”; la necesidad de compartir nuestros pensamientos y opiniones negativas incluso cuando nadie nos ha preguntado

Hábito 10: Retener información. Rechazar compartir información para mantener ventaja sobre los demás

Hábito 11: No hacer reconocimientos; esa falta de habilidad para reconocer los méritos de otras personas, para felicitar a la gente

Hábito 12: Ponernos medallas que no merecemos, sobrestimar nuestra contribución a cualquier éxito

Hábito 13: Fabricar excusas. Justificar nuestro comportamiento atrin¡buyéndolo a circunstancias ajenas a nosotros. “LLego tarde, perdona, es que había un tráfico….” Basta con decir  “LLego tarde, perdona”, el resto es una excusa, siempre podemos planificarnos mejor y salir antes en previsión del mal estado del tráfico, el único inconveniente puede ser que lleguemos antes de tiempo… ¿y?

Hábito 14: Aferrarse al pasado. Justificar lo que hacemos basándonos en nuestro pasado, querer siempre entender que la forma en la que actuamos y cómo somos proviene de nuestro pasado, de nuestra familia, nuestros padres…

Hábito 15: Favoritos y menos favoritos. No ser demasido conscientes de que estamos tratando a alguien de manera injusta

Hábito 16: Ser rehacio a expresar arrpentimiento. La falta de habilidad para responsabilizarnos de nuestras acciones, admitir que estamos equivocados o reconocer como afectan nuestras acciones a otras personas

Hábito 17: No expresar gratitud. No ser agradecido, no dar las gracias a tiempo a quien de una u otra forma nos aporta algo en nuestra vida

Hábito 18: Matar al mensajero. La nefasta necesidad de atacar a quien tan solo pretendía ayudar

Hábito 19: Pasar el marrón; la necesidad de culpara a cualquiera y no responsabilizarnos.

Hábito 20: Una excesiva necesidad de ser yo. Exaltar nuestros fallos como virtudes simplemente “somos como somos”. “Perdona si no te contesto a tiempo a tu llamada o email, es que ya sabes como soy con estas cosas”